sábado, 17 de mayo de 2014

¡Ole vuestros huevos!

Sí, ya sé que este es un blog en los que los protagonistas son menores de edad, pero no se me ocurre una mejor expresión para alabar el enorme partidazo que hace tan sólo un rato se han marcado Los Artistas. Era casi imposible que nos los pusieran más complicado: Con las bajas obligadas por las comuniones de Jose y Javi, a la que se unían las de Gabriel afectado por la alergia y la de Diego, afrontábamos con ocho niños el enorme reto de enfrentarnos al líder...ellos al completo, en su casa y con todo a favor, ambiente, campo-ratonera y arbitraje (como todo el año, vamos), y los nuestros han demostrado que si hay un campeón son los que visten la camiseta roja. Que no quede en el olvido que se negaron a aplazar el partido, por algo será.


Qué manera de echarle narices y jugar al fútbol. Con Alberto tocado en un pie, Alejandro con evidentes síntomas de alergia, David con riesgo de llevarse un golpe en su dolorida boca o Adri con una molesta ampolla, los chicos dieron el dó de pecho. Aguantaron con empate a uno hasta el minuto treinta y tres, hasta que el físico dijo basta; además, teniendo dos ocasiones clarísimas para habernos puesto por delante (qué lástima la media vuelta de Luisete y el maldito palo con el que se encontró Alejandro). Pero qué más da, perder así es ganar. Y por último, os pido perdón por pensar que nos iba a caer un saco. Sois estupendos chavales, hoy más que que nunca estamos ORGULLOSOS DE VOSOTROS.



PD. La muestra de educación y deportividad que dan en Arroyomolinos quedó patente al acabar el partido. Que sean nuestros niños los que tengan que buscarles para darles la mano y felicitarles, los dejan en evidencia. Que disfruten de su podrida Liga.

lunes, 5 de mayo de 2014

¡Otra vez campeones!


Después de la pequeña (e injusta) decepción de caer eliminados de la Copa a las primeras de cambio, qué mejor que pisar territorio fértil: los torneos. Desde hace años, este equipo tiene idilio con las competiciones cortas...si bien es cierto que pese a los grandes papeles realizados, sólo habíamos ganado uno, y además hace bastante tiempo. Por lo tanto, tocaba rematar ya la faena en uno. Qué mejor manera que hacerlo en el debut de primer certamen Andrés Torrejón organizado por el Móstoles C.F.



Íbamos con pocas expectativas. El grupo era, sobre el papel, el más fuerte de todos, pero si algo nos han enseñado con el paso del tiempo Los Artistas, es que se puede confiar en ellos. De pasar un rato agradable la mañana del sábado, a acabar campeones con un sol de justicia el domingo. Valió la pena el esfuerzo...porque estos chavales son unos fenómenos.

Fase de grupos

Móstoles Sur - 1 ; Villaviciosa - 1

Un par de días antes, Salva nos había metido el miedo en el cuerpo. Al parecer su sobrino jugaba en este equipo y habían sido claros campeones de su grupo y patatín y patatán...pero lo que no contaban eran con quién se jugaban las habichuelas. Al disputarse sólo quince minutos, quien marcase primero tendría mucho ganado, y golpeamos primero. Jose, en una buena jugada colectiva, mandaba la pelota a la jaula poniéndonos por delante. Pese a lo competido del encuentro, y la indudable calidad del rival, la victoria parecía en el zurrón; sólo un exceso de vista de Adri, en un balón que pareció que se marchaba fuera, nos privó de ganar. Pero lo importante eran las buenas sensaciones y sobre todo, comprobar que podíamos con cualquiera.


Móstoles Sur - 1 ; At.Madrid - 1

Si el primer plato podía ser indigesto, nos esperaba un segundo aún más. Tocaba enfrentamiento de altura ante una de las escuelas de fútbol rojiblancas. Un hueso duro de roer que pronto hilvanó una buena jugada para hacerlo aún más complicado. Los nuestros no se vinieron abajo pese al gol encajado y mediado el choque, Gabriel metía la puntera en un saque de falta ejecutado por Alberto para devolver las tablas. Cualquiera pudo llevarse los tres puntos en juego. Primero nosotros, pero el larguero nos privó de ver el tanto del pequeño del clan de los Gómez, y luego ellos, casi acabando, también se toparon con la madera y la felina manopla de nuestro porterazo. Un empate que nos dejaba a la puertas de clasificarnos si ganábamos el siguiente envite.


Móstoles Sur - 3 ; Lugo Fuenlabrada - 2

Conociendo de antemano qué teníamos que hacer para meternos en Cuartos, tocaba medirse a un viejo conocido de tiempos pre-benjamines. Ellos eliminados, nosotros clasificados siempre y cuando ganásemos por dos goles de diferencia. Pronto se plasmó sobre el césped la superioridad; Alber les mandó el primer aviso en forma de misil teledirigido para hacer el 1-0, y poco después, Ale marcaría el segundo. Se intuía la goleada. Incluso si vencíamos por cinco seríamos primeros de grupo. Pero el encuentro, extrañamente se torció. Encajamos dos tantos realmente absurdos. De repente estábamos fuera. Nada más recibir el empate, otra vez Alberto ponía las cosas en su sitio. El 3-2 también nos clasificaba, pero en el fulgor de la competición no quedaba claro. Había que ir a por más. Fallamos lo infallable, incluído tres tiros a los postes, pero al final la exigua renta abría la puerta del domingo. Los críos lo celebraron con lógica alegría al terminar el partido.



Cuartos de final

Móstoles Sur - 4 ; Rayo Vallecano -0


Llegaba la hora de la verdad, las eliminatorias. Clasificarnos segundos nos arrastraba a un cruce más complicado. Pero ni el nombre del rival asustó un ápice a nuestros pequeños héroes. Qué partidazo se marcaron, sobre todo en el segundo tiempo. Ahora ya eran dos partes de doce minutos y qué mejor forma de comenzar que con un zambombazo de Alberto desde el saque de centro. El gol resquebrajó los esquemas de los de la franja, que no inquietaron en ningún momento. Pese a todo, al descanso nos marchábamos con una corta renta que dejaba abierta cualquier posibilidad. Pero Los Artistas no dieron tregua alguna y pasaron el rodillo en el segundo acto. Samu, a la salida de un córner, ampliaba la renta con un remate entre la cabeza y el hombro. El gol de Garrichilla dio paso a un recital, incluidos dos chicharros más; el primero de volea de Sergio y poco después otro similar de Alejandro...vaya dos golazos, que como suelen decir los clásicos, quitaron las telarañas de la escuadra. Un pequeño recital de cara a la semifinal contra el anfitrión.


Semifinal
Móstoles Sur - 1 ; Móstoles C.F. - 1 (3-2)




Los precedentes invitaban al optimismo. Cuatro eran las veces que nos habíamos enfrentado al Móstoles C.F. y cuatro goleadas les habían caído. Pero éste era su torneo; su motivación, y nuestro exceso de confianza, podían depararnos una trampa. Y así sucedió, o mejor dicho, estuvo a punto de suceder. Fue un choque con escaso juego, trabado continuamente y en el que la labor arbitral hizo también de las suyas. El dominio fue claramente nuestro, y si hubiese entrado el zurdazo de Jose al que respondió con una felina estirada nuestro amigo Nano, seguro no se hubiesen pasado los nervios finales. El caso es que no entró, y al descanso el marcador reflejaba el resultado inicial. Pasaban los minutos y el de negro decidió remar a favor de obra concediéndoles un gol ilegal con una escandalosa mano de por medio. Pero ni por esas, ni las continuas pérdidas de tiempo impidieron que a falta de un par de minutos, lográsemos la merecida igualada. Gabriel botó en corto un saque de esquina, Alberto la puso fuerte, rasa, al corazón del área, y Ale, con el alma puesta en la puntera marcaba el 1-1. No hubo tiempo para más, pues el servil colegiado no quiso. Tocaban penaltys.


Piña en el centro del campo. Niños entrelazados. Tensión máxima. Empieza la tanda lanzando ellos ¡Fuera! El balón se marcha rozando el palo, pero por fuera. Es el tuno de Ale...no vacila y la incrusta en la red. 1-0. Segunda pena máxima del rival, casi la toca Adri, pero acaba dentro. Es turno de Alberto, tampoco duda y nada puede hacer Sergio. Ahora si vuelven a errar estaremos en la final, pero no lo hacen y el 2-2 se establece. Falta de un penalty; Samu confiado lo había pedido y con la diestra lo coloca junto al poste pero algo desviado. El crío no puede evitar las lágrimas. Pero no estamos fuera. Vamos a lo que se conoce como ´el fallo´. Van ellos, ¡y otra vez fuera! La clasificación pasa por las botas de Sergio (qué bien se ha integrado el chaval en el grupo). Sin titubear toma carrera... y la pone en la escuadra. Explosión de alegría. Estamos en la gran final

Final
Móstoles Sur - 3 ; C.D. Meco - 2

Y ahora sí, el ser o no ser. Todos se acuerdan del campeón y pocos de quienes fueron sus rivales. La hora de la verdad frente, en mi opinión, al mejor equipo junto con los nuestros que pisó el Torneo. Estaba claro que no iba a ser sencillo. Los chavales de Meco habían jugado muy bien y merecían como nosotros estar en el último partido. Pronto iban a demostrar su calidad. Los nuestros salieron algo timoratos y nos penalizaron hasta en un par de ocasiones. Un 0-2 que asustaba a los que estábamos fuera, como a Juanma, que afirmaba que eran superiores. Yo me negaba a pensarlo, pero lo que es más importante, los niños también. La reacción no se hizo esperar. Recortábamos distancias gracias a un claro penalty sobre el rubio, aunque bien pudo dejar el árbitro seguir la jugada que acabó en la red. Pero a Alberto no le iban a temblar las piernas y reducía distancias desde el punto fatídico. No contentos con eso, los nuestros querían más. Gabriel corrió a por un balón que parecía perderse por la línea de fondo y se sacó un zapatazo casi sin ángulo en lo que fue el gol del campeonato...impresionante cómo la pegó.


La igualada fue una inyección de moral para los críos. Creían que era posible la remontada. Antes del descanso, Adrián saco un guante espectacular para mantener las tablas...restaban quince minutos de emociones. Tras el pequeño parón, aparecería el pichichi del campeonato (quién iba a decirlo hace un par de temporadas). De nuevo desde el centro del campo, la pegó perfecta y tras tocar el larguero por dentro, se metió en la portería. 3-2, culminamos el vuelco en el marcador. Aunque aún restaba mucho, el partido siempre fue nuestro. Incluso merecimos más, Samu llegó a estrellar un balón en el poste y atrás, nuestros defensas estuvieron impecables, sin conceder una sola ocasión al rival. Justísisimos y merecidos campeones.



Todos y cada uno de los goles fueron importantes. Todos y cada uno de los chavales fueron esenciales. Incluso los que no jugaron. Diego y Luisete no participaron, en el caso del segundo de una forma que convendría aclarar por el bien de todos.  Ellos son tan campeones como el resto de sus compañeros, un trozo de la copa es vuestra chicos. Como demuestra la foto de abajo, estuvieron al lado de sus amigos, sufriendo en los momentos complicados y como no podía ser de otro modo, disfrutando de los momentos felices.


Y para momento feliz, y para despedir esta entrada en el blog, un pequeño vídeo con la celebración de gran parte de la familia futbolera. Que lo disfrutéis, y que se puedan grabar muchos más como este...

video